miércoles, 24 de mayo de 2017

Quiminduñe


Un popular juego juvenil de Semana Santa  ya desaparecido ponía a prueba la habilidad mental y la capacidad de acierto y sólo era legítimamente posible  con el negro y diminuto fruto del Paraparo, único árbol escondido en algún lugar de El Zanjón entre espinos y piedras monumentales que parecen eternos vigilantes del Gran Río.


No hay comentarios:

Publicar un comentario