jueves, 30 de julio de 2015

Soberanía imperfecta



Se barrenaba los sesos preguntándose por qué siendo Reina tenía derecho sólo a tener sexo una vez en la vida, a 60 metros de altura y, lo más degradante, con un zángano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada