domingo, 23 de junio de 2013

Desgracia perpetua


No tenía noción de la ridiculez ni pudo conocer a Marcel Marceau,  por eso, al imitar a su padre putativo con tanto desaliño, cayó en desgracia perpetua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada