sábado, 13 de agosto de 2016

El Infortunio de la Inquisición

La mano larga y siniestra de Juan Calvino pudo alcanzar a Miguel Servet para quemarlo vivo y todo porque hizo evidente que la sangre no era estática sino que fluía como un río por todo su cuerpo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada