miércoles, 9 de septiembre de 2015

El suero de la verdad


Señor Juez, insisto en mi inocencia.  Esa autoacusación suscrita por mi puede ser el producto de la anulación de mi voluntad y mi conciencia a causa de una inyección de pentotal sódico que me aplicaron por la fuerza una vez que fracasó la sesión hipnótica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada