sábado, 10 de octubre de 2015

Lorena Rojas


Las tenazas del cangrejo no soltaron el hígado de Lorena Rojas.  Su muerte estaba escrita desde  que quien tanto la amaba quería de algún modo asesinarla en el cuerpo del deseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada