domingo, 10 de enero de 2016

La Damajuana



José Portegee, huyendo de la lluvia tormentosa penetró en una casa de su vecindario al tiempo que la solitaria dueña Ignasia destapaba una damajuana de vino que terminó compartiendo con el sorpresivo visitante.  A la larga éste se durmió y la mujer que deseaba ser cortejada lo despertó y persiguió con un bastón.  Al final éste la sujetó fuertemente para evitar una agresión que terminó en una dichosa copulación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada