miércoles, 13 de enero de 2016

Macondo



Si John Steibeck fue capaz de inventar al pueblo de Tortilla Flat, por qué yo con igual o mayor imaginación no puedo hacer lo mismo?  Se preguntó quizás el Gabo cuando se hallaba meditando en la soledad de Aracataca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada