lunes, 26 de noviembre de 2012

Al mejor cazador


Nunca una liebre se retrató en su retina sin caer fulminada por el veterano de la cinegética.  Sólo una pudo salvarse al asumir la astusia de Tío Conejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada