lunes, 26 de noviembre de 2012

El que madruga


Pedro se acostaba a las nueve de la noche y despertaba de madrugada.  A esa hora iba al pozo y recibía la primera agua que era fresca y transparente.  En cambio, Juan que llegaba tarde y soñoliento recibía el agua que era todo un sedimento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada