lunes, 26 de noviembre de 2012

Era regalado y le dolía un colmillo


Su nombre era saeta y respondía a que era un caballo muy  veloz, pero el día en que su nuevo dueño apostó por él, se quedó sorpresivamente en el aparato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada