lunes, 12 de mayo de 2014

Azul






El mal de Hansen martirizó el cuerpo de Salmerón y su refugio fue aquella playa  espumosa donde floreció el musgo y el azul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada