jueves, 8 de mayo de 2014

Rosalinda




Era tan adicto al juego que hasta su mujer la apostaba y ella, no solamente era linda como rosa sino toda una luminosa estrella de la buena suerte y él justamente un afortunado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada