sábado, 10 de mayo de 2014

Los años


La vejez lo arropó sorpresivamente sin darse realmente cuenta sino después que al abordar  el autobús un cincuentón se levantó y le ofreció su asiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada