viernes, 27 de febrero de 2015

Faetón



El hijo de Climena fue tan torpe que tomó el coche tirado por caballos de su padre  y lo desvió por el cauce seco de un río rematado en una vegetación en llamas que debió eludir  hasta naufragar inesperadamente en el Orinoco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada