lunes, 8 de junio de 2015

El Mensajero


Este era un mensajero que no soportaba ya por tanto tiempo la voluminosa carga de los mensajes y un día extenuado de mucho andar se acomodó bajo la sombra de una frondosa ceiba y decidió liberarse poniéndose al tanto de cada destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada