jueves, 25 de junio de 2015

Sacarina

Su padre la hizo bautizar con ese nombre porque siempre le pareció llamativo y agradable al oído, pero ignorando lo que realmente significaba hasta que alguien lo sorprendió y se preguntó cómo un nombre puede amoldar la manera de ser de una persona.  Sacarina su hija era dulce como mariposa libando el polen de una flor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada