viernes, 19 de febrero de 2016

La Guerra

Pino cumplía su servicio militar obligatorio cuando  quedó sembrado en un surco colectivo, pero su alcoba para siempre fue intacta e intocable como un santuario a su memoria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada