viernes, 19 de febrero de 2016

Lagartijas mansa y dulce

Como hipnotizada por el aroma de la piel temprana, siempre estuvo adherida como hiedra en el pecho de la franela de su dueño hasta que vino un vendaval y se los llevó a los dos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada