miércoles, 8 de abril de 2015

La Neurona



A Ella, no obstante su rostro interesante, compañeros de clase la apodaban “La  Neurona” porque toda ella era alborotada, un terremoto, un movimiento sísmico sin pausa, como si las dendritas y axones hubieran perdido su equilibrio y estuviesen a punto de fundirse los filamentos terminales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada