viernes, 17 de abril de 2015

La Noria humana


Todas las mañanas Martina con sus vasijas subía el cerro donde estaba el pozo de Pedro Regalado, luego, cuesta abajo, vertía el agua aclarada con alumbre en la suprema piedra del tinajero de Tía Victoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada