lunes, 20 de abril de 2015

Ocarina


Se llamaba Ocarina y algunas veces de emergencia pernoctaba en mi apartamento.  Su voz era de arcilla, dulce y musical, pero un huevo de Oca italiana la asfixió mortalmente mientras escuchaba los sonidos de un Oboe con partitura de Strauss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada