jueves, 16 de abril de 2015

La niña Nova de mi pueblo


Angie era su nombre bautismal, pero sus allegados la reconocían como Nova porque amanecía radiante y luminosa como la estrella hasta que la degradaba repentinamente una tristeza que al verla daban ganas de llorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada