martes, 29 de diciembre de 2015

Escuela cínica


En mi pueblo las mujeres se persignaban cuando el artesano Pedro Pablo en medio de su bohemia extrema proclamaba ser alumno de la Escuela de los Cínicos.  Obviamente no estaban ellas al corriente de que en Grecia el cinismo ostentaba otro significado.  En Venezuela cínico es el que miente descaradamente, sin avergonzarse.  En la antigua Grecia, ser cínico equivalía vivir sencillamente, apegado a la naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada