miércoles, 2 de diciembre de 2015

La dualidad del cuerpo

Aburrida de su encarcelamiento, el alma salió a distraerse, pero cuando regresó halló las puertas de su cárcel selladas con una gruesa capa de cemento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada