jueves, 18 de octubre de 2012

La vejez del diablo

más sabe el diablo por viejo que por diabloEste era un diablo tan viejo, tan viejo, que todo el mundo lo admiraba, no por sus diabladas realmente siniestras,  sino por la experiencia de tantos años que lo transformaron en un erudito del mal con rostro de cordero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada