viernes, 26 de octubre de 2012

Mordido de culebra

El trauma sufrido estaba tan acentuado que  caminando, caminado, vio un bejuco y  pegó un brinco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada