lunes, 23 de noviembre de 2015

Melitón se tragaba el mar con los brazos


Las brazadas e Melitón era sensacionales y un buen día se embarcó como marino de la balandra El Pacificador, pero ésta fue atrapada por  furiosa tempestad de alta mar que la escoró nadie supo sino a los quince días de desaparecida cuando Melitón semidesnudo llegó a la playa del Cardón donde lo aguardaba una multitud que había divisado al velero y exclamó:  “Aquí estamos, basta ya de llantos, velas y oraciones”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada