domingo, 5 de enero de 2014

Derecho de pernada


El Hacendado codiciaba a la novia del cabestrero que ignoraba o se hacía que ignoraba las perversas intenciones de su patrón..  Un mal día antes que se consumara el anunciado matrimonio, el hacendado envió al cabestrero a cumplir una diligencia que le dio la oportunidad de encerrar a la novia y hacer uso sexual de ella. Por temor, la novia jamás contó lo sucedido hasta que lo refirió a su abuela y comprendió la ley no escrita que databa del medio evo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada