viernes, 3 de enero de 2014

El perro y el mendigo


El perro expulsado por los herederos de la casa de sus amos muertos, agotado de tanto andar y husmear en los basureros,  se tendió junto a una rústica cerca y un mendigo que andaba en lo mismo se inclinó a descansar junto al perro y soñoliento lo tomó de almohada.  Al amanecer ambos despertaron asombrados uno del otro, pero terminaron haciéndose amigos y lazarillo el perro del mendigo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada