miércoles, 22 de enero de 2014

Víctima de la redención

Juan durante su existencia se había ganado la vida como mandadero, limpiabotas, mensajero, pintor de brocha gorda, amolador, repartidor de encomiendas y obrero pico y pala hasta que escuchó el discurso de ascensión del Presidente redentor de los pobre justificando robar por necesidad,  pero nunca imaginó que la misma policía del mandatario lo sorprendería con las manos en la masa y lo metería en la Cárcel de Tocorón donde sería víctima mortal de los pranes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada