sábado, 11 de octubre de 2014

Defecación diabólica

No comemos petróleo, pero nos alimentamos gracias a él, es decir, gracias a la defecación de aquel Diablo con tridente que contradijo a Dios cuando el omnipotente bendecía estas tierras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada