domingo, 5 de octubre de 2014

El Ajusticiado de Angostura



Carmona se dejó tentar por la culebra de Cedeño bajo la mirada vacilante de Minas y Melán que  displicente se alejaron, mientas Mónica Farreras, fiel a los principios de la mujer auténtica, permaneció allí, al lado del guerrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada