miércoles, 8 de octubre de 2014

Sobrevivencia

Cuando le sobrevino la sequía, Néstor se fue a El Tigre donde percibió que germinaba el invierno, pero cuando una estación más encendida marchitó la esperanza, Ciudad Bolívar le sonrió como una primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada