jueves, 25 de diciembre de 2014

Amalivacá y Bochica


Fueron dioses de una misma estampa y linaje, aunque menos rencoroso el primero, pues Bochica jamás perdonó al dios Chibchacum el fenómeno desbastador del Diluvio. Por eso lo sentenció a cargar el Mundo sobre sus hombros.  Pero no previó lo de los terremotos  que se producían cuando Chibchacum, por cansancio, pasaba el Mundo de un hombro a otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada