viernes, 26 de diciembre de 2014

Lo bueno del Diluvio


Lo bueno del Diluvio fue el Orinoco que facilitó la navegación y comunicación de los Tamanacos en Guayana y el Salto Tequendama en Colombia que permitía a los Chibchas la recreación espiritual en comunión con sus divinidades.  Por eso los Tamanacos idolatraban a Amalivacá, lo consideraban creador del Orinoco y los Chibchas a Bochica  porque detuvo el Diluvio justo en el punto donde  emerge el Salto Tequendama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada