sábado, 27 de diciembre de 2014

Brunilda


Bella y frágil como un cristal luminoso. Una deidad nórdica parecía ella, pero marcada con un final trágico.  El apetito libidinoso de su padrastro no pudo evitar que la bella cumanesa, acaso como la Brunilda mitológica, fuera arrastrada por la cola galopante de un caballo salvaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada