domingo, 21 de diciembre de 2014

El disoluto Rey de Babilonia

Aquél muchacho negro que conocí, comenzó a llamarse Baltasar de Jesús desde que descubrió la diferencia entre el Rey que ofreció mirra  al niño Jesús  y el  último Rey de Babilonia que en una de sus frecuentes  bacanales tomó vino hasta embriagarse en el Cáliz de la Iglesia de Jerusalén


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada