viernes, 5 de diciembre de 2014

La sed de Salomón


Salomón, el marinero del San Rafael, calmaba su sed de tanto viento y de tanto sol, usando una esponja empapada con la vaporizada agua de mar hervida. El pintor Mario Marcano decía que la idea se le había trasmitido por telepatía el sabio Aristóteles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada