sábado, 30 de mayo de 2015

Insólita mujer



Ella tenía la cola tan atractiva como la de un Quetzal y como el ave totelca vivía en la alturas.  Nunca quiso descender para calmar con los alcaloides de su quina le fiebre intensa que me quemaba por su amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada