domingo, 24 de mayo de 2015

Polifemo


Ulises hizo con un tizón lo que David con su gomera. La diferencia estuvo en que mientras el gigante Goliat cayó muerto, Polifemo quedó vivo pero ciego del único ojo que tenía en el centro de la frente.  Podríamos decir que Odiseo vengó la muerte no sólo de su tripulación devorada por el Ciclópeo sino la del pastor, prenda de amor de Galatea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada