miércoles, 6 de mayo de 2015

Presagio de Chubasco

El ribereño siente  la brisa sobre su piel  con sabor a  sabana mojada y en contraste con el Orinoco como un espejo, calmoso e inalterable, las nubes vueltas girones se desplazan a gran velocidad hacia un horizonte dialogando con el amarillo.  He allí el punto de arranque del Chubasco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada