miércoles, 27 de mayo de 2015

Quebrantahuesos


El ave de rapiña con sus tremendas garras y pico duro encorvado, levantó hasta las nubes la indefensa  tortuga y tras dejarla  caer contra la roca montañosa se regaló el gran banquete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada