martes, 26 de mayo de 2015

Machismo acabado


Ella era una gritona despiadada, gelatinosa como una anémona y con tantos tentáculos como un celenterio.  Por eso, parece mentira, quedé  atrapado y sometido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada