sábado, 10 de enero de 2015

Fuera de contexto

Con un stradivarius de 1713 estimado en 3 millones de dólares, Joshua Bell, uno de los mejores violinistas del mundo, ejecutó piezas musicales consagradas en la estación del Metro de una gran ciudad, pero sólo uno de centenares de usuario que raudos pasaban se detuvo para decir “Gracias!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada