domingo, 4 de enero de 2015

Sirio, la estrella


La egipcia, mi vecina, tiene dos hijos gemelos.  El Primero se llama Sirio A y el segundo Sirio B. A simple vista el primero es brillante e inteligente y el segundo siempre torpe y opaco.  Lo que no me explico es por qué el perro de mi casa ladra con tanta rabia al primero.  Mi abuelo me dice sonriendo “Mira, hijo, lo que pasa es que el perro se encandila y no puede ver más allá de su nariz”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada