martes, 4 de diciembre de 2012

La fortuna de perder la cabeza

Mi amigo perdió la cabeza cuando perdió el celular y quedó sin un centavo para comprar la cerveza que tanto le agradaba.  Afortunadamente, después de vagar sin rumbo ni acierto, se le prendió el bombillo y logró conseguir trabajo a medio tiempo en un taller de Molvinet y en una licorería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada