jueves, 11 de julio de 2013

Ataúdes Coloridos para Alegrar

Ataúdes coloridos para alegrar la muerte
Mi madre le prendió el bombillo del buen negocio a la empresa funeraria del pueblo al encargar en vida una urna de color rojo.  En un cuarto apartado de la casa aguardaba el cajón púrpura el día de la muerte de mi madre que realmente tardó pues falleció después de los ochenta.  Entretanto, la empresa fabricaba exitosa  ataúdes que iban desde el negro  tradicional hasta el blanco, verde, azul, rojo, amarillo y combinados de dos o más colores.  A solicitud de interesados introdujo otras innovaciones en los funerales, entre ellas, músicas modernas y populares.  Desde ese día la muerte comenzó a tener otro color en el semblante y el corazón de la gente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada