miércoles, 31 de julio de 2013

Sentenciadas por provocar al sacerdote


Dos jóvenes estuvieron a punto de ser sentenciadas a pagar cuatro meses en prisión. El cargo: haber colgado su ropa interior en la puerta del apartamento de un sacerdote y enviarle cartas dirigidas al  "querido padrecito", urgiéndole a que siguiera los mandatos de la Biblia de "salir y reproducirse". Al final el Cura retiró los cargos, "porque las acusadas se arrepintieron ante mi diócesis”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada