martes, 30 de julio de 2013

Un animal peludo en la ópera

En el Teatro Bolívar disfrutando la ópera de un tour dramático llegado a la ciudad, se hallaba doña Domitila sentada en una de las butacas de primera fila cuando en un reacomodo echó la cabeza hacia atrás. Su peluca cayó como un animal peludo, en las rodillas de un italiano amante de la lírica que estaba sentado detrás. El espantado caballero dio un alarido que apagó el momento dramático de la Tosca de Puccini.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada